Comerse las emociones

Cada vez es más habitual comer pequeñas porciones de alimentos para matar el aburrimiento o paliar la tristeza, los nervios o los celos. Consciente de ello, la industria agroalimentaria ofrece un arsenal de productos que conectan con el centro de recompensas del cerebro, escribo en este reportaje publicado en el "Magazine" el 9 de febrero de 2020.

Publicado en: 
Desarrollo web, diseño y mantenimiento: Toni Carpio - tc@tonicarpio.com - tonicarpio.com